Tomates “Huerta de Carabaña”

Muchas veces la gente se pregunta por qué los tomates de hoy no saben a nada, que son todos realmente insípidos y la respuesta es muy fácil, es porque le pedimos que tenga una forma bonita, sin bichos, que no se estropee con el manipulado, que aguante en la nevera, que dispongamos de ellos todo el año y que nos lo vendan a precio de tomate espachurrado. ¿ No pedimos demasiado?

Ante esta degradación de un producto tan mágico como es el tomate, una familia de campesinos de Madrid se han puesto en rebeldía y producen tomates que saben. La huerta se llama huerta de Carabaña , una finca familiar que trabajan con mucha honestidad e ilusión, la familia Cabrera, cultivan de forma tradicional dos tipos de tomates: Rosas de crecimiento indeterminado y Moruno de crecimiento determinado, ambos son tomates feos con una cicatriz piscilar grande, lo que demuestra que procede de una variedad con poca variación genética.

Variedad Rosa

Variedad Moruna

Cicatriz pistilar

Da gusto oirles hablar de su trabajo y de como con su esfuerzo y pasión han vuelto a cultivar un producto olvidado y  mágico. Es digno de admiración la pasión que ponen estos agricultores pese al riesgo que corren por su forma de cultivo, pérdida de un 20 % de su producción y tener que hacer de clasificadores, envasadores, distribuidores y mayoristas para poder llegar a la calle a un precio atractivo. Su canal de distribución son restaurantes, Gold Gourmet, tienda del Gourmet de El Corte Ingles y tienda Gourmet de Carrefour.

Tomate atacado por un insecto

La claves del sabor de estos tomates son:
  • Selección de semillas sin alteraciones genéticas que hicieron ellos mismos hasta dar con la calidad que buscaban y crear un banco de semillas del que disponen de hasta 50 años de produccion sin peligro de abastardamiento.
  •  No utilización de herbicidas e insecticidas y prevenir las plagas de una forma natural a base de poner plantas ornamentales de contención y una primera fila de cañotas a las que ponen mariquitas ya que éstas se nutren de pulgón.

Contención de plantas ornamentales

  • Barbecho del suelo para que vuelva a coger de forma natural todos los nutrientes necesarios.
  • Agua sacada de los manantiales cercanos que aportan un alto contenido en sales minerales.
  •  Recolección en el momento óptimo para conseguir la mayor cantidad de Licopeno, para una distribución y consumo inmediato.

  •  Cariño e ilusión.

El resultado, tomates de sabor intenso, dulces, con una textura de la carne consistente, piel finísima, de tamaño grande a muy grande y que consiguen sorprender al afortunado que los prueba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s