Nueces frescas

 

El nogal es árbol de oja caduca de la familia de las juglandáceas, puede alcanzar una altura de 20 metros y su tronco puede superar los 2 metros de diámetro. El tronco corto y robusto es de color blanquecino o gris claro, del que salen gruesas y vigorosas ramas para formar una copa grande y redondeada. Sus hojas son grandes (20 a 40 cm) compuestas de 5 o 9 folíolos de color rojizo al brotar y después se tornan a verde oscuro.

 

Es una planta hermafrodita, da flores femeninas y masculinas. Las femeninas aparecen en las ramas del mismo año, agrupadas en racimos de dos a cinco florecillas pequeñas y de color rojizo, mientras que las masculinas brotan en ramas del año anterior formando amentos colgantes de entre 5-10 cm de color púrpura verdoso. Las flores femeninas forman un fruto globular de cáscara verde semi-carnosa llamado popularmente “nuez”.

 

La nuez es un fruto seco de alto valor nutritivo, rico en proteínas, vitaminas del grupo B, vitamina C, oligoelementos , aceites vegetales, lecitina y ácidos grasos omega 3 (poliinsaturados). Se le atribuye la capacidad de reducir el colesterol y de ser buena para la memoria.
Durante el mes de octubre en Ura, una aldea de la comarca de Covarrubias (Burgos), los lugareños recogen las nueces de los nogales que han cuidado durante el año, regándoles y arando de impurezas el suelo. El proceso es muy rudimentario, a base de bareo tiran las nueces todavía con la piel carnosa verde que las recubre para posteriormente recogerlas. El proceso de quitar la capa verde se hace ya en casa con la ayuda de un cuchillo y preferentemente con unos guantes, ya que la cascara suelta un tinte marrón que luego es muy difícil de quitarselo de las manos.

 

Una vez realizados estos pasos, los vecinos de Ura abren las puertas de sus casas para comerciar con un producto tan peculiar y difícil de conseguir en su estado fresco.

 

 

La nuez en estado fresco es un producto muy estacional, dura entorno a 8 días, ya que con el paso del tiempo se secan y se transforman en las nueces que todos conocemos.

 

Durante ese tiempo, la nuez se encuentra en un estado  gastronómicamente májico, ya que es un producto único, de color blanco intenso, gustativamente tiene el sabor de la nuez pero mucho más fino y fresco, pero lo que verdaderamente me apasiona es su textura, no la sabría definir exactamente, pero al masticarla es como si explotase y se desintegrase en arena que se va deshaciendo con el contacto con la saliva. Para su perfecta degustación una vez abierta de la cascara exterior es necesario quitarla la piel que la recubre, cosa que solo es posible hacer si la nuez está fresca, si ya estuviese secas sería prácticamente imposible separarla de la carne.

 

 

Este paso es necesario hacerlo ya que en su estado fresco la piel aporta un sabor amargo, además de camuflar su textura tan peculiar. Para mi la mejor forma de disfrutar este producto es comiéndolo solo e intercalarlo con un poco de un pan blando, como puede ser la miga de  pan payes o con una torta de aceite.

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s